Poemas

                ADSUM

Deteneos  ésta es la tumba

él mejor hubiera querido

no dejar por botín su cuerpo

a la tierra tan voraz

tal el olvido más lento

a él parece no importarle

está muerto

sus huesos ablandados mordidos

por hormigas y tierra

sus hazañas a nadie referidas sino a él

devoradas por el musgo calumnioso

y las notables por humanas

luciéndose como armas

en campos de escudos enemigos

ha muerto como nadie lo sabe

sólo él el de la Inquieta Espada

quieto desnudo de su fama

no sé imagino su sonrisa

la sonrisa de todos sus huesos que sonríen

al conocer el resultado que esperaba

la soledad porque luchaba

ellos no lo supieron ni su lema lo decía

sí lo supo su dama sí lo supo

por eso lo enviaron al destierro

se repartieron entre sus enemigos

todo lo suyo así sucede siempre

ni siquiera una mueca de desprecio

tuvo vivo o muerto para ellos

cuando luchaba combatía

o su espada abría compuertas a la muerte

no era tanto por una “causa”

y cuando amaba oraba

era sólo por el afán de estar solo

lo más pronto posible

de gastar el vanidoso compañerismo

que alguna vez quiso rodearlo

y que se transformó en el muro de su enemistad

esto lo comprendió bien en el destierro

allí fue preciso que supiera

después no podría saberlo más.

                                                                                                    FRANCISCO CERVANTES

                                                                 Cantado para nadie, Poesía Completa, P. 17-18,

                                                                         D.R. © 1997, Fondo de Cultura Económica

                 SAUDADE

ESA nostalgia ausente,

azul acaso y por demás vacía,

esa secretaria emoción

más del acaso que elegida,

que me la diga el viento,

quémela diga el viento,

que me la diga, él, viento.

Así, por años e impedimentos,

avance y llegue su osadía

a decirme por qué huye

y por qué la persigo dulcemente.

Nadie contármela podría,

acaso ni siquiera el sueño,

quémela diga el viento.

Como una vieja estampa

que se mira de tanto padecer,

como una cara amarilla

seca ya aun del olvido,

pues nadie puede repetirla,

confirmarla de su alforja…

que me la diga el viento.

Aquella que supe cuando niño,

la que me di yo mismo

porque fuérame negada,

aquella nave ardiendo,

anuncio de tanta lejanía,

de no repetirse así se anuncie…

que me la diga, él, viento.

                                                                                                     FRANCISCO CERVANTES

                                                               Cantado para nadie, Poesía Completa, P. 87-88,

                                                                         D.R. © 1997, Fondo de Cultura Económica

DEL POETA A SU ALMA

CONSIDERA, alma mía, que has padecido

En vano; que estás sola

Y cuantas otras almas te rodean

Un poco de tu brillo esperan.

¡Si supieran que lo que brilla es tu vacío!

Alma mía, te aguardan todavía

Dolores y llantos, más no desilusiones.

Que bien pocas tuviste

Y la suerte te ha dejado expuesta a las tormentas;

Las deshiló ante ti muy prontamente,

Aunque quisiste protegerlas

Dándoles asilo en esos sentimientos

Que, hoy no los tienes,

Descubres que tuviste.

En qué húmedo silo

Tu simiente fue cegada

Antes de ser alimento torturado.

Considera, pues, qué delicado

Y bello ha de ser ni siquiera descanso requerir.

                                                                                                   FRANCISCO CERVANTES

                                                                   Cantado para nadie, Poesía Completa, P. 260,

                                                                        D.R. © 1997, Fondo de Cultura Económica

CANTADO PARA NADIE

LA CÓLERA, el silencio,

Su alta arboladura

Te dieron este invierno.

Más óyete en tu lengua:

Acaso el castellano,

No es seguro.

Canciones de otros siglos si canciones,

Dolores los que tienen todos, aun aquellos

-Los más- mejores que tú mismo.

Y es bueno todo: el vino, la comida,

En la calle los insultos

Y en la noche tales sueños.

¿A dónde regresar si sólo evocas?

¿Amor? Digamos que entendiste y aun digamos

Que tal cariño te fue dado.

Pero ni entonces ni aun menos ahora

Te importó la comprensión que no buscaste

Y es claro que no tienes,

Bien es verdad que no sólo a ti te falta.

La ira, el improperio,

Los bajos sentimientos

Te dieron ese canto.

                                                                                              FRANCISCO CERVANTES

                                                     Cantado para nadie, Poesía Completa, P. 147-148,

                                                                  D.R. © 1997, Fondo de Cultura Económica

APELACIÓN A LA PALABRA

PALABRA

¿Recuerdas a aquellas que nombraste

Más allá del fuego, en la pasión,

Ardiendo el alma como hoja de otoño

Tormenta u ola en la galerna?

Nunca fuiste extraña

Más bien materia incendiaria

Toda filos, de sangre nunca coagulada,

Dolorosa y placentera,

Placenta y contenido

Ya desarrollado,

Pero ya hoy, palabra sin edad,

Séme grata:

Ensáyate a ser tú

Y ensáñate a ser tú,

En tanto que te toco, tomo

Y te pongo en el papel.

Alárgate y extiéndete,

Encógete y maldice

O

Quítale todo sentido a mi palabra.

Cuéntanos o cállanos,

Palabra.

Pero, ¿nos contemplas o no sabes?

Nos ignoras y nos borras

De tu libro de citas y gomorras,

De tu libro de horas y de aves.

                                                                                                     FRANCISCO CERVANTES

                                                                   Cantado para nadie, Poesía Completa, P. 393,

                                                                         D.R. © 1997, Fondo de Cultura Económica